A Veces Somos Como Un Péndulo …

folder_openSpiritual
commentNo Comments


Lilis Blancas
Foto por: Lina Marin
#fujifilmxt2

Para mi querido Juan Esteban Restrepo Quiroga y mi adorada Eliana:

A veces somos como un péndulo,
otras veces como una torre que se va derrumbando en ínfimos pedazos,
otras veces somos como una balanza que nos va tumbando … y nos va arrullando…
a esa balanza es a la que todos queremos aspirar sin caer, y que para la mayoría, se desvanece por muchas razones… tantas razones como queramos encontrar y comprender …

Discernir el pasado para disolverlo en la memoria del presente, es ayudarle a nuestros cuerpos a explorar, fluir y estabilizar nuestras emociones que han estado como parásitos obstruyendo tantas ideas positivas, como posibilidades de abrir canales que nos pueden llevar a descubrir formas de vida mas sanas y diversas.

Tenemos una conciencia inteligente. Hay una inteligencia superior esperando, pendiente por nosotros para que la dejemos entrar y le demos la bienvenida para que nos apoye y nos ayude a vencer, a avanzar y a conquistarnos sin importar en el estado que nos encontremos hoy.
Cuando le damos entrada a esa inteligencia superior, con amor, con apertura, con aceptación y sobre todo con la certeza que somos capaces de vencer el miedo por mas obstáculos que se nos presenten en nuestro ser, en nuestro organismo, nuestros cuerpos, se empiezan a crear campos energéticos positivos que nos ayudan a vivir con los negativos para encontrar el equilibrio.

Siempre se empieza desde adentro, desde nuestros pensamiento y la relación que tenemos con los pensamientos y con nosotros mismos. Hay que observar los pensamientos como si fueran un objeto que vienen y van y que nosotros somos los que elegimos si se quedan o se van, hay que volvernos amigos de nuestros pensamientos y darles un propósito en nuestra existencia, elegir si son tan buenos o tan dañinos como para permitir que se queden y nos invadan el ser. Somos seres mortales y sublimes. Nosotros no tenemos un cuerpo que contiene un espíritu, nosotros somos un espíritu que contiene un cuerpo.

A medida que vamos avanzando y vamos identificando las resistencias, esas que nos sabotean nuestra existencia, esos campos de la conciencia inteligente se van expandiendo primero internamente y luego salen a la luz, externamente, van tocando sutilezas tan potentes como claras en nuestro entorno, que cuando ese milagro acaece, lo único que queremos seguir haciendo es conocernos mas y mas. Lo que a continuación sucede es como una explosion de flores listas a ser polinizadas. Lo que acontece inevitablemente después de esa polinizacion, son resultados sorprendentes, agradables, reconfortarles y amables, pero para eso hay que vencer nuestro principal enemigo el “Yo” yo el egoísta, el soberbio y obstinado, y paulatinamente ir fortaleciendo ese musculo mental que esta viciado y dormido esperando que nos salven de nosotros mismos. Basta de lamentos agónicos y juicios absurdos.

Alza esa mirada mágica que se une a la mirada del universo, amalgama tu alma con el alma de las cosas, sublima tu ser esencial como el mas sublime y sagrado de los templos, inunda tu ser de amor infinito e incondicional sin importar que hay afuera.

Vive en este presente discerniendo los acontecimientos pasados que hay almacenados en el cerebro y conviértelos en diamantes.
Camuflate entre el universo y la tierra como si fueras una estrella naciendo y renaciendo.
Acepta la realidad sin lamentos y convierte tu vida en una obra de arte. Se tu propio artista.

Hoy, aspira a hacer todo diferente, aspira a ser tú sin que nada te pese. Sacude tus cargas.

No esperes nada de nadie, ni esperes nada a cambio y esto se refiere a todos los niveles: material, mental, emocional, espiritual y físico, dedícate a tu obra como el más bello tesoro.

Cuando aceptamos la realidad con valentía, así, sin más ni menos, como vino, como fue, como se fue y como es, logramos vibrar en nuestro ser como la más sublime y armoniosa melodía del hoy.

Necesitamos, en algún momento de nuestras vidas, repasar nuestros pasos, ir a las raíces; a esas raíces que nos dicen claramente donde nos perdimos, y, paso a paso, como recogiendo pétalos de flores, para que nos acaricien y nos tapicen nuestro camino en un acto de compasión por lo que somos. Con los pies anclados a la tierra, con una mano en el cielo alcanzando el goce de luz de ese impensable Dios y con la otra mano en nuestro corazón acariciando nuestro ser esencial y el ser esencial de nuestros seres queridos …

Alzando la mirada mágica e intrínseca que por excelencia nos pertenece, como si hubiéramos vivido un sueño, sueño que hoy podemos cambiar con la misma mágica mirada, pero esta vez, hacia adentro,  con nuestra mente clara, nuestro corazón en una entrega total hacia cada milímetro de nuestro ser, de nuestros cuerpos, afinando nuestra voluntad como guerreros incesantes y perseverantes venciendo el dolor y el miedo, empujándonos día a día para salir de esa caja mental en la que quedamos atrapados entre una terquedad dañina y una inmadurez aguda, como si fuéramos muros, pero sobre todo, con todo nuestro ser esencial por excelencia en union con todos nuestros cuerpos, saboreando y viviendo el más dulce de los sueños.

 

Poner la imaginación a nuestro servicio es vital, danzar con nuestros demonios es necesario, llorar es fluir, acariciar es vivir, agradecer es una bendición, soñar es como respirar, estar en apreciación por lo que se es hoy es meditar con el universo. Somos componentes del mismo universo que nos ve nacer. Hacer de nuestra vida algo diferente, buscar un arte que nos sirva de puente y de balanza para encontrar ese equilibrio que por derecho propio nos pertenece para que nuestro péndulo tenga sentido.

Donde quiera que me encuentre, siempre estoy en mi centro.

El Universo y el Planeta nos confieren el poder de estar en el centro desde que fuimos creados. Somos el centro donde quiera que nos encontremos.

Lina Marin

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Menu