Poema de Alejandro Jodorowsky a su Esposa Pascale

folder_openMusings
comment4 Comments


Nuestro Amor
Illustration By: PascAlejandro Montandon-Jodorowsky

En la sala de espera sin nombre ni rostro,

Libre de los pasos violentos que destrozan el camino,

De la memoria que destruye como un ácido el alma,

Cadáver vacío de esperanza,

Ilusiones convertidas en humildes piedras,

Y el corazón latiendo para siempre en el mismo punto.

Yo había atravesado la vida como un balazo durante cuarenta y tres años,

Hasta que naciste tú.

Saltamos las barreras del tiempo,

Nuestras almas milenarias pudieron encontrarse.

Tú sabías que algún día tendrías que asistir a mi muerte,

Dejarme disolver en tu memoria.

Yo sabía que debería impedir tu suicidio,

Convencerte de que continuaría invisible junto a ti.

El presente se convirtió en joya,

A la que transformamos en esfera,

Danzando con los astros alrededor del ojo de dios.

Con euforia mezclada de tenebrosa angustia,

Vimos la eternidad en cada segundo,

Y al infinito acurrucado

Como un gato junto a nuestros pies.

Nuestros corazones aprendieron a latir al mismo ritmo,

Conversamos sin cesar con las bocas pegadas,

Una junta a la otra.

Le dimos a nuestros cuerpos cadáveres,

El orgasmo que los vestía de ángeles,

Los ruidos invasores se convirtieron en música,

Y la manzana que ambos mordimos,

Adquirió el sabor del elixir de las vidas sin fin.

Qué más se puede pedir!

Ahí vamos felices hacia el exterminio,

Como el sol y sus planetas,

Como las miríadas de universos,

Exterminio que es pantano,

Dando origen a la sublime flor de la conciencia,

Cuyo aroma es el amor.

Alejandro Jodorowsky

Tags: , , , , , , , ,

Related Posts

4 Comments. Leave new

  • Quisiera compartir un poema, se lo he escrito a mi hermoso compañero. y es que al leer esta declaración sublime sobre la eternidad, me encuentro en sus almas como gemelos!

    Presagio

    Hubo una vez un cielo que parecía abrirse
    en un huracán, aquel portal infinito
    bañó de estrellas nuestro mundo
    que brillaba incandescente.

    Te busqué y te llamé,
    puse en alerta mi corazón
    y te encontré llorando en nuestra cueva de zorro.

    La luz iba a cubrir todo
    ya casi era hora de elevar nuestros espíritus
    nos fundimos unidos piel con piel, palmo a palmo
    un solo corazón.
    nuestra carne si disolvió
    en la memoria del universo.

    De aquel tiempo, todo muerto
    resurge por fin una flor
    y nuestros espíritus eternos, tan unidos
    son testigos y poderoso guardianes de la creación;
    del Don.

    en esta nueva aventura
    somos la quinta esencia.

    Reply
    • Oh! gracias por compartirlo, esta absolutamente bellisimo. TE gustaría que te lo publique aqui en linamuses? con tu autoria y me darias tu facebook o cualquier social media para acreditarte? Te felicito. Me sentí dentro atraida por cada palabra, lo percibí en todo su esplendor. Gracias de nuevo.

  • Kleber Exkart
    August 28, 2019 4:33 AM

    Coincido muy bueno el poema. Debería seguir publicando.

    Reply

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Menu